Ecología o catástrofe

Ecología o catástrofe: biografía inusual de Murray Bookchin

 

Murray Bookchin (1921-2006) fue un teórico anarquista y líder del movimiento ecologista estadounidense. A principios de los años ochenta publicó el celebrado ‘La ecología de la libertad’, que aquí se tradujo en los noventa y que todavía circula en ambientes afines, junto con otras traducciones de su escasa obra. Recientemente Virus Editorial se ha encargado de la edición española de su biografía, ‘Ecología o catástrofe, La vida de Murray Bookchin’, de su discípula Janet Biehl.

Biehl conoció a Bookchin en sus últimos años, y aunque ella entra tangencialmente en la narración hacia el cierre de su libro, desde luego no hay muchos detalles estrictamente vitales de ninguno de los dos. No sabemos por ejemplo si Bookchin se casó o tuvo hijos, o si le gustaba el jazz o el cine mudo. Más bien, siguiendo el hilo de la larga vida y militancia del biografiado, la autora aprovecha para escribir una historia del movimiento ecologista estadounidense (y por ende mundial).

 

 

Bookchin nació en Nueva York dentro de una familia rusa. Fue comunista en su juventud, pero poco a poco fue separándose del marxismo y de la obediencia soviética para inclinarse hacia un anarquismo más propio de las tradiciones estadounidenses. Tras las Segunda Guerra Mundial incorporó la lucha antinuclear al movimiento ecologista que él, junto con otras personalidades, estaba configurando. Muy preocupado por mantener un buen nivel teórico, que él mismo consideraba muy bajo en su campo ideológico, mantuvo diálogos con los pensadores y activistas más importantes de su tiempo.

Precisamente aquí entra una de las grandes bazas de ‘Ecología o catástrofe’, su índice onomástico.

Por ejemplo, hay muchas páginas dedicadas a los encuentros entre Bookchin y Lewis Mumford. Este urbanista era algo mayor, y sus teorizaciones sobre un municipalismo ecologista y libertario causaron gran impresión a Bookchin. Las megalópolis que entonces estaban naciendo, y en las que hoy tantos habitamos, hacen un daño irreparable a la naturaleza. Cómo subsanarlos es una de las muchas propuestas que se hacen desde el ecologismo, y es uno de los grandes temas en La ecología de la libertad.

(Lewis Mumford por cierto está siendo traducido por Pepitas de Calabaza y recomendamos su lectura, es apasionante).

Otro que aparece mucho en el libro es Herbert Marcuse. Este filósofo, tan decisivo en los movimientos contestatarios de los años sesenta, fue un referente para Bookchin, ya que fue de los primeros en defender que con la tecnología podíamos concebir una civilización post-escasez en la que sería innecesario mantener unas formas de represión moral que hasta entonces parecía inevitable. La tecnología puede liberarnos, sostenía. Según Biehl la influencia fue recíproca, y Marcuse incorporó la causa ecologista en sus últimos libros, en los que cita a Bookchin.

En el terreno político, Bookchin intentó sacar adelante varios grupos y partidos, pero sobre todo tuvo éxito como amigo y consejero del Partido Verde alemán, que es el que más lejos de entre sus pares llegó dentro del poder institucional. También es curioso que su gran adversario político fuera Bernie Sanders, que ha alcanzado gran relevancia en los últimos años, pero que aquí es un poco el malo de la película, y se nos presenta como un trepa poco amigo de los procesos democráticos.

La caída del Muro de Berlín provocó cierta lástima de Bookchin, que seguía emocionándose al ver ondear la bandera roja y escuchar la Internacional, pero lo que más le soliviantó fue en lo que sucedió luego, cuando los marxistas pasaron a convertirse en postmodernos relativistas, meros analistas de textos y defensores de supuestas minorías.

Bookchin tenía una visión ética anticapitalista muy clara y universalista en la que la naturaleza y sus cuidados eran la base, no ningún relato subjetivista en búsqueda de hegemonías. Nunca quiso escandalizar al ciudadano medio con provocaciones gratuitas, puesto que buscaba convencer a la mayoría social para que se unieran a la defensa de la naturaleza, no convertirse en un grupo de presión cuyo poder derivara de su capacidad coactiva.

‘Ecología o catástrofe’ repasa, en suma, los grandes temas y debates políticos occidentales desde una perspectiva muy determinada, la del movimiento ecologista, y sin duda es una lectura interesante para los que quieran saber un poco más del mundo en el que moran.

 

Comparte:

Tiene el Máster en pensamiento español e iberamericano de la Universidad Complutense. Le dio por ver mundo y se ha pasado media vida adulta en el extranjero; recuerda con particular nostalgia sus años de cooperante en Colombia. Últimamente se entretiene con su blog: www.losdiasalcionicos.blogspot.com. Parece haberse asentado por fin en Madrid, donde vive, tiene una hija y es feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *