Consejos de bar

Consejos de bar, un diálogo

 

 

—Con esa actitud, no conseguirás a la chica.

El hombre se giró para observar al sujeto que le había sacado de sus pensamientos. Era el chico que había entrado hacía un rato en el bar, el chico que había conseguido que todos se fijasen en él: alto, delgado, rubio, tremendamente elegante… irradiaba juventud, y seguridad. A él le había molestado, no sabía muy bien por qué. O no quería reconocerlo. Y ahora…

El joven se acercó más a él, apoyando su cadera en la barra a un palmo de distancia de su cuerpo. Un brazo en jarra, el otro sobre el mostrador, con la mano rodeando el vaso de whisky con hielos que había hecho tintinear poco antes para llamar la atención. Tras varios segundos de silencio incómodo, volvió a hacerlo, y esta vez con descaro, poniendo el vaso a la altura de su cara y con una sonrisa tan amplia que al hombre le pareció burlona, intimidante.

—Déjame en paz, no tienes ni idea.

—Digamos que mirándote, observándote durante escasos cinco minutos, lo sé todo sobre ti.

—¿Ah sí? —intentó sonar despreocupado, pero se atragantó un poco con su propia saliva. «Patético», pensó, y bajó los ojos hacia su bebida para esconder la vergüenza.

—A ver: en la cuarentena. Hoy has tenido un mal día en tu trabajo. Eres oficinista, no vendedor. Cobras por lo que haces, no hay más. Eso lo dice tu traje, que tiene, por el corte, unos diez años. La mugre de unos zapatos que cuentan con una vida casi tan extensa como los pantalones me dicen que los has estado cuidando para no gastar, pero que últimamente no tienes ganas ni de conservarlos en mínimo buen estado. Eso lo dice también tu camisa mal planchada, e incluso tu corbata descosida. No tienes apariencia de tener pareja, ni de haberla tenido nunca. Al menos estable. Y tu modelo de gafas me confirma que tu aspecto no te interesa. Seguro que devoras ciencia ficción, porque es lo que realmente permite que te evadas de una rutina que has llegado a odiar. La chica que te gusta, o es de la oficina, o… es la taquillera del cine al que vas cada semana. Y hace poco te has dado verdadera cuenta de que no se ha fijado nunca en ti…. No creo ni que lo hayas confirmado hablando con ella. De hecho estoy seguro. Simplemente lo viste en su mirada vacía cuando por fin intentaste entablar una conversación.

Todo era cierto. Al pie de la letra. La chica era la del cine, sí. Él había querido, torpemente, bromear sobre si era sacrilegio comer palomitas viendo un film de Winding Refn. Y ella… en fin.

El chico siguió:

—Pero no te preocupes. Voy a ayudarte.

—¿Cómo? —dijo, y le dio igual el tono de súplica que salió de sus labios. Se iba a poner en manos de un completo desconocido… que se estaba preocupando por él.

—Espera… ¿desconocido? Para nada. ¿No sabes quién soy? ¿No me reconoces? Mírame bien. Mira mi porte, mi pelo, mi confianza al hablar. Yo soy tú, cuando aún tenías ilusión por el cambio, por la vida, antes de decidir dejar de arriesgar por miedo a la incertidumbre, o a otro rechazo. Yo soy tú, viniendo para recordarte de lo que eras, y eres, capaz. Sí, yo soy tú, instándote a retomar ilusiones, y a que te des cuenta de que, como antes, si el resultado es fallido… siempre, siempre, hay alternativas. Así que… ¿qué vas a hacer con la chica?

El hombre miró su mano… e hizo tintinear los cubitos por tercera vez. —Otro whisky —dijo al camarero alzando la voz mientras observaba su reflejo en el espejo tras las baldas rebosantes de botellas. Se paso la mano por el pelo para poner en su sitio cuatro mechones que hasta entonces caían sin gracia sobre su frente. Enderezó su corbata, antes de decidir quitársela y dejarla en la barra. «Mañana es viernes, día de estrenos. Tiene pinta de que le gusten las comedias románticas, ¿verdad?». Sonrió. Sin esperar ya respuesta.

 

Julio de 2019, Arantxa Acosta

__

Imagen de portada: fotogramas de Tully (Íd., Jason Reitman, 2018) y Crazy Stupid Love (Íd., Glenn Ficarra, John Requa, 2011), películas y argumento que han inspirado este relato.

 

TRAILER – Crazy Stupid Love (Íd., Glenn Ficarra, John Requa, 2011):

 

TRAILERTully (Íd., Jason Reitman, 2018):

Comparte:

Apasionada del cine y en especial del subgénero de viajes en el tiempo, estudia un Máster en crítica cinematográfica (2008-2009) y se convierte en redactora en El Espectador Imaginario hasta 2011, año en el que cofunda Cine Divergente. Redactora en Miradas de cine desde 2013 y cocoordinadora de su sección de Actualidad desde 2016, además de ser miembro de la ACCEC (Asociación Catalana de la Crítica y Escritura Cinematográfica) desde 2014 (y de su Junta de 2015 a 2019), en los últimos años ha publicado críticas y ensayos cinematográficos, cubierto festivales, participado en programas radiofónicos especializados y colaborado en los libros 'Steampunk Cinema' (Ed. Tyrannosaurus Books, 2013), 'Miradas: 2002-2019' (Ed. Macnulti, 2019) y 'El amor en 100 películas' (Ed. Arkadin, 2019). Ahora, y tras cursar un Máster en Gestión Cultural para obtener una visión completamente holística y complementaria también a sus estudios de Ingeniería, amplía sus textos críticos más allá del cine, entrando también en la ficción, y quiere demostrar que "la" realidad no existe y es producto de nuestra imaginación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *