#Sitges2016N1 (demonios y bosques)

#Sitges2016N1. Presente, pasado y futuro. Introspección y Trascendentalismo

 

Dans la foret (Into the Forest, Gilles Marchand, Francia/Suecia, 2016, Panorama Fantastic)
The End (Guillaume Nicloux, França, 2016, Noves Visions Plus)
Proyecto Lázaro (Mateo Gil, España, 2016, Oficial Fantàstic Competició)
La propera pell (Isaki Lacuesta, Isa Campo, 2016, España/Suiza, Noves Visions – Especials)

 

 

Qué somos capaces de hacer.

Cómo queremos que se nos recuerde.

Quiénes somos.

 

Los films de las primeras jornadas del festival orbitan alrededor de algunas de las trascendentales preguntas que nos planteamos reiteradamente, tanto a nivel individual, como a nivel social. Y en ellos encontramos respuestas, sí. Interpretaciones. Algunas más realistas y directas, otras escondiéndose tras ensoñaciones. Incluso unas cuantas parapetadas tras la ciencia ficción. Pero cada una de ellas, a su manera, nos dan respuestas, tan dispares como ricas y complementarias… y lo hacen sumergiendo a sus protagonistas en bosques y lagos, en pasado y futuro, en ciudades impersonales… para encontrar a nuestros demonios.

De ahí que que queramos titular esta crónica como #Sitges2016N1: Demonios y Bosques.

Empezamos hablando de Dans la Foret (Into the Forest). La escena introductoria, básicamente un plano fijo de un niño que habla con su psicóloga mientras monta una estructura con una construcción de madera, nos obliga a situar en un marco concreto todo lo que se verá después. Y es que el thriller psicológico de Marchand, muy bien llevado (por su tempo, por las interpretaciones, y sobretodo por la inserción de los silencios) acaba por descubrirnos un film acerca de la necesidad de identificar que otros son como uno mismo, de que por muy extraños que (nos) parezcamos algunas veces, siempre hay una explicación para ello. Explicación aceptada o no por la sociedad, aceptada o no por uno mismo.

 

demonios-y-bosques-1

Dans la Foret (Into de Forest)

 

El director consigue un film que avanza lentamente, creando una opresiva atmósfera, reflejo de cómo un niño pequeño observa el mundo que le rodea, y cómo va interpretándolo y aceptándolo. Esa opresión, conseguida en mayor medida con unas imágenes irreales del bosque (sobre fondo negro, como si fuese el escenario de un teatro) y relacionando cada paisaje con la transformación interna de los dos miembros de la familia, padre e hijo menor, hace que Dans le foret cale poco a poco en un espectador que perdona el saber de antemano hacia donde se le quiere llevar. Así que el tema del demonio que les sigue bosque adentro, con el que desean comunicarse para saber qué quiere (un demonio que el hijo mayor no ve ya que quizá, y sólo quizá, no ha heredado las, digamos, excentricidades de un padre que ve en su hijo pequeño a sí mismo…) y poder librarse de él…  sólo demuestra hasta qué punto algunas personas se encuentran solas, y necesitan ser aceptadas.

Somos animales que necesitamos compañía.

En este punto, se nos viene a la mente The End. Un magnifico Gerard Depardieu nos muestra a priori tres días de la vida de un jefe de obra retirado que se levanta a primera hora para ir a cazar. Una vez en el bosque, perderá a su perro… y se perderá él mismo. A partir de ahí, sucesos de lo más extraño le ocurrirán al desesperado jubilado, desde encontrarse a un grupo de excursionistas, hasta un joven que no quiere ayudarle a encontrar la salida a la carretera, pasando por la compañía de una mujer desnuda a la que presuntamente han violado.

 

demonios-y-bosques-2

The End

 

Pero todo ello acabará comprendiéndose, tanto por los monólogos que el hombre va manteniendo consigo mismo como por las conversaciones, confesiones, que mantiene con los que se va encontrando. Personajes que se antojarán distintas personalidades, o etapas, por las que ha pasado el propio hombre durante sus 70 años de vida, y que durante esos días perdido en el bosque analizará, cuestionará, y protegerá… para al fin darse cuenta de que todo eso ya no existe. Y será entonces cuando tome la lógica decisión a la que le está dando tantas vueltas.

Depardieu, que lleva todo el peso del film, nos sumerge en su personaje, nos obliga a sentirnos tan agobiado como él mismo hasta el punto que no juzguemos qué hace y deja de hacer, y nos recuerda, cómo no, al Houellebecq de El secuestro de Michel Houellebecq (Near Death Experience, 2014), anterior film de Nicloux en el que también se valía de centrarse en los pensamientos de un hombre perdido en la montaña. Allá la comicidad de la situación nos hacía reflexionar. Aquí, sin embargo, lo hace la opresión a la que se nos somete junto al indefenso hombre. Una sensación que se siente sin necesidad de optar por utilizar música de suspense, ni sustos, ni ningún efecto barato que condicione al espectador. The End es tan simple en su planteamiento como aterradora y asfixiante.

El proceso mental al que se ve sometido el hombre de The End nos lleva, ahora, al perpetrado por Marc, el protagonista de Proyecto Lázaro (Realive, Mateo Gil 2016). Cuestionarse si vivir más allá de la propia generación. Plantarse suicidarse antes de perder facultades. Demostrarse a uno mismo que el amor es lo que nos hace seguir adelante. Imaginar cómo nos verán, y tratarán, nuestros propios descendientes…

 

proyecto-lazaro-2

Proyecto Lázaro

 

Los demonios de Marc son los demonios de toda la raza humana. Y, si algo queda claro en el film, es que la fuerza de nuestro yo está en nuestros recuerdos. Porque nuestra memoria es la que nos convierte en seres únicos, en cada uno de nosotros. Perder la memoria… sólo nos trae miedo.

Y miedo es lo que sienten todos los protagonistas de La propera pell. Desde el niño perdido años atrás en las montañas, que ha sobrevivido, hasta todos y cada uno de los habitantes del pueblo en el que ocurrieron los sucesos.

 

demonios-y-bosques4

La propera pell

 

La película se basa en las historias reales de personas que han vuelto al seno familiar tras años desaparecidos y que, en muchos casos, se trata de simples impostores que quieren aprovecharse de la debilidad de los más desesperados. Así que Lacuesta y Campo juegan con las imágenes (la localización es clave en el film) y diálogos para plasmar la confusión de los propios protagonistas, que se traslada también al espectador. Situaciones contradictorias presentadas sin mayor énfasis, como de pasada; también aquí, muchos silencios; y sobre todo miradas que dicen lo que no se verbaliza… dan pie a cuestionar las intenciones del supuesto hijo pródigo, pero también las de los padres y demás habitantes del pequeño pueblo del Sur de los Pirineos.

Los directores cuentan con la complicidad de unos entregados Emma Suárez, Sergi Sánchez y Àlex Monner para firmar este thriller psicológico en el que la duda sobre la propia identidad, el recurrir al olvido para no mortificarse con los propios actos realizados tiempo atrás, y el refugio en el pasado para no cambiar las cosas, se erigen como verdaderos enemigos para forjar un futuro alentador para las nuevas generaciones. No es de extrañar que la visión del futuro del hombre de The End o del Marc de Proyecto Lázaro sea tan catastrofista. Quizá lo mejor sea buscar en otros la solución a nuestros propios temores… para que estos nos acompañen en nuestro devenir. O, como mínimo, nos sintamos comprendidos.

 

ENTREVISTA – Dans la Foret (Into de Forest):

 

EXTRACTO DEL FILM – The End:

 

TRAILER – Proyecto Lázaro:

 

TRAILER – La propera pell:

Apasionada del cine y en especial del subgénero de viajes en el tiempo, estudia un Máster en crítica cinematográfica (2008-2009) y se convierte en redactora en El Espectador Imaginario hasta 2011, año en el que cofunda Cine Divergente. Redactora en Miradas de cine desde 2013 y miembro de la ACCEC (Asociación de Catalana de Críticos y Escritores Cinematográficos) desde 2014, en los últimos años ha publicado críticas y ensayos cinematográficos, cubierto festivales, participado en programas radiofónicos especializados y colaborado en el libro Steampunk Cinema (Ed. Tyrannosaurus Books, 2013). Ahora cofunda Probeta para ampliar con actividades culturales esa visión de que "la" realidad no existe y es producto de nuestra imaginación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *