seres vivos emisores de luz

Luz Viva (I)

Seres vivos emisores de luz

Vemos luces en la oscuridad de la noche o en el mar más profundo, seres vivos que emiten luz, un fenómeno que atrae mucho nuestra atención. Pero no todos lo hacen de la misma forma y no siempre es fácil observarlo.

 

¿Donde observamos esa “luz viva”?

Al pensar en seres vivos emisores de luz, lo más habitual es que pensemos en la luciérnaga que tiene distribución mundial, pero podemos observar este fenómeno en diferentes regiones de nuestro planeta y en diferentes hábitats.

luciernagas
Luciérnagas. By Kazhidegu (Own work) [CC BY-SA 4.0], via Wikimedia

En la tierra

Podemos encontrar artrópodos (luciérnagas –Lampyridae-; ciempiés productores de ácido cianhídrico en las Sierras de California –Motyxia-; larvas de Arachnocampa luminosa que crean las espectaculares cuevas brillantes de Nueva Zelanda; larvas de Phengodes sp. en EEUU o de Pyrearinus termitilluminans en Brasil; huevos, larvas y adultos del género Pyrophorus en Sudamérica; escorpiones fluorescentes); hongos (más de 75 especies entre las que destacan Armillaria ostoyae por ser el organismo vivo -como colonia clonal- bioluminiscente más grande del mundo -unos 8,4 km2– y que se encuentra en las Blue Mountains de Oregón, EEUU); moluscos (el caracol Quantula striata de Malasia) o anélidos (diversas lombrices de tierra bioluminiscentes en Australia).

 

luciernaga-cieempies
Luciérnaga. By Wofl [CC BY-SA 2.0], via Wikimedia
Motyxia. By Eden, Janine and Jim [CC BY 2.0], via Wikimedia 

 

glow-worm-cave-in-new-zealand-imgur
Cueva con Arachnocampa luminosa en Nueva Zelanda. Foto: Imgur

En el mar

Los océanos están llenos de organismos luminosos de todos los tamaños que nos sorprenden por su belleza y su forma de iluminar la noche en las playas o las profundidades marinas.

En la foto de portada, tomada en las Islas Maldivas, vemos a los más pequeños, los dinoflagelados, animales unicelulares que emiten luz al tocarlos o agitarlos (como hace el oleaje) y que habitan aguas cálidas. Entre los dinoflagelados bioluminiscentes encontramos a Pyrocystis fusiformis, Noctiluca scintillans, Lingulodinium polyedrum o Pyrodinium bahamense. Y también existen bacterias bioluminiscentes, algunas de las cuales viven en simbiosis con organismos pluricelulares como es el caso de Vibrio fischeri y moluscos cefalópodos como el calamar hawaiano Euprymna scolopes o la sepia Euprymna berryi.

 

Bacteria bioluminiscente. By CEB01 (Own work) [CC-BY-SA-3.0], via Wikimedia.  
Euprymna berryi. By Nick Hobgood (Own work) [CC BY-SA 3.0], via Wikimedia.

Cerca de la superficie también se encuentran animales invertebrados con luz propia: equinodermos como Amphipholis squamata, en las islas Británicas e Irlanda; anélidos como Eusyllis blomstrandi o Tomopteris spp.; ctenóforos como Mnemiopsis leidyi; cnidarios como la medusa Aequorea victoria de la costa occidental de norteamérica; o artrópodos como Vargula hilgendorfii.

 

aequorea-tomopteris
Tomopteris spp. By uwe kils (Own work) [CC-BY-SA-3.0], via Wikimedia.
Aequorea victoria. By Sierra Blakely [Attribution], via Wikimedia.

Zona abisal

A medida que nos adentramos en el fondo marino, algunas longitudes de onda van desapareciendo hasta quedar por último la azul. Esto ha hecho que, por evolución, sea la que ven los animales de estas zonas, así que la mayoría de la bioluminiscencia en los océanos es azul.
Pero a las profundidades marinas no llega la luz solar, y es allí donde más del 80% de los animales son bioluminiscentes: cnináridos como el coral bambú Isidella spp.; ctenóforos como Bathocyroe fosteri; peces estomiiformes (todo el orden Stomiiformes como Melanostomias bartonbeani o Chauliodus sloani); moluscos como los calamares Liocranchia spp. o Watasenia scintillans; o equinodermos como la estrella de mar Plutonaster bifrons.

 

Bathocyroe fosteri. By Marsh Youngbluth [Public domain], via Wikimedia
Liocranchia sp. By Richard E. Young 1996 [CC-BY-SA-3.0]

Compendio visual de seres vivos emisores de luz

Compendio visual de seres vivos con luz propia. Eleanor Lutz 2014 [CC-BY-SA-4.0]

Licenciada en Física, Farmacia y Estudios de Asia Oriental y ahora en cuerpo y alma en otros tres proyectos que absorben la mayoría de su tiempo. Su necesidad de ampliar constantemente conocimientos de cualquier tipo la lleva a entrar en la Asociación Probeta colaborando, entre otras actividades, como redactora de la sección de Ciencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *